SITUACIONES Y PERSPECTIVAS DE LA ECONOMÍA MUNDIAL 2019

Hace falta adoptar urgentemente medidas políticas concretas para reducir los riesgos para la economía mundial y sentar las bases de un crecimiento económico estable y sostenible. Para poder alcanzar los ambiciosos objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, la economía mundial debe ser dinámica e inclusiva. Los responsables de la formulación de políticas deben hacer lo posible por contener los riesgos a corto plazo derivados de las vulnerabilidades financieras y la escalada de las controversias comerciales, y al mismo tiempo promover una estrategia de desarrollo a más largo plazo para alcanzar los objetivos económicos, sociales y ambientales. Las medidas de políticas decisivas se basan en la aplicación de un enfoque multilateral, cooperativo y a largo plazo en la formulación de políticas mundiales en esferas clave, como la lucha contra el cambio climático, la financiación sostenible, la producción y el consumo sostenibles y la eliminación de la desigualdad. Para ello también es necesario avanzar hacia un sistema multilateral más inclusivo, flexible y receptivo.

A primera vista, el crecimiento económico mundial parece firme, pero está encubriendo riesgos y desequilibrios que no salen a la superficie.

El crecimiento económico se aceleró en más de la mitad de las economías del mundo tanto en 2017 como en 2018. Las economías desarrolladas se expandieron a un ritmo constante del 2,2 % en esos dos años y las tasas de crecimiento de muchos países se han acercado a su potencial, mientras que las tasas de desempleo de varias economías desarrolladas han descendido a niveles nunca registrados. En cuanto a las economías en desarrollo, las regiones de Asia Oriental y Meridional han continuado en una trayectoria de crecimiento relativamente fuerte, con un crecimiento del 5,8 % y el 5,6 % en 2018, respectivamente. Muchos países exportadores de productos básicos, en particular los exportadores de combustible se recuperan gradualmente, aunque siguen expuestos a la volatilidad de los precios internacionales. Los efectos de la brusca caída de los mercados de productos básicos en 2014/15 también siguen afectando la balanza fiscal y la balanza de pagos y esa caída también trajo consigo un aumento del nivel de la deuda de esos países.

El crecimiento económico mundial se mantuvo estable en 2018, en un 3,1 % gracias a que la aceleración que se produjo con los cambios en las políticas fiscales en los Estados Unidos de América contrarrestó la disminución del ritmo de crecimiento de otras economías importantes. Se prevé que la actividad económica a nivel mundial se expandirá a un ritmo sostenido del 3 % para finales del 2019, pero cada vez hay más indicios de que el crecimiento podría haber alcanzado su punto máximo. El crecimiento de la producción industrial mundial y de los volúmenes del comercio de mercancías viene disminuyendo desde principios de 2018, especialmente en los sectores de bienes de capital y bienes intermedios en los que el intercambio comercial tiene un peso significativo. Los principales indicadores señalan un cierto debilitamiento del impulso económico en muchos países en 2019, en medio de una escalada de las disputas comerciales, riesgos de tensiones financieras y de volatilidad y un trasfondo de tensiones geopolíticas. Al mismo tiempo, varias economías desarrolladas están enfrentando limitaciones de capacidad, que pueden ser un lastre para el crecimiento a corto plazo.

Más allá de los grandes titulares, el crecimiento económico es desigual y a menudo no llega a las regiones que más lo necesitan.

Las cifras que se publican ocultan las fragilidades y los reveses de muchas economías en desarrollo y el ritmo desigual del progreso económico en todo el mundo. Si bien las perspectivas económicas a nivel mundial han mejorado en los dos últimos años, en varios países en desarrollo de envergadura se ha producido una disminución de los ingresos per cápita. Se prevén nuevas disminuciones o un débil crecimiento del ingreso per cápita para el cierre de 2019 en África Central, Meridional y Occidental, Asia Occidental y América Latina y el Caribe, donde reside casi una cuarta parte de la población mundial que vive en la pobreza extrema.

Incluso en los lugares en que el crecimiento per cápita es fuerte, suele estar impulsado por las regiones industriales centrales y no incluye a las zonas periféricas y rurales. Si bien las tasas de desempleo se encuentran en su punto más bajo de la historia en varias economías desarrolladas, para muchas personas, en particular de bajos ingresos, el crecimiento de su ingreso disponible en el último decenio ha sido mínimo o inexistente. Más de la mitad de la población mundial no tiene acceso a la protección social, lo que perpetúa el alto nivel de actividades de subsistencia. Estos desequilibrios alejan aún más el logro de los objetivos de erradicar la pobreza y crear empleos decentes para todos. El crecimiento insuficiente de los ingresos también plantea riesgos para el logro de muchos de los demás Objetivos de Desarrollo Sostenible, ya que los países deben hacer grandes esfuerzos para eliminar los obstáculos al desarrollo de la infraestructura, mejorar la salud, mejorar el capital humano y ampliar las oportunidades.

Los países con muchos recursos naturales a menudo tienen dificultades para aprovechar su potencial de desarrollo.

Muchas de las economías en desarrollo que están quedando rezagadas dependen en gran medida de los productos básicos, tanto en los ingresos de exportaciones como en la financiación para los gastos fiscales. La combinación de una alta volatilidad de los ingresos fiscales y de exportación a menudo se traduce en grandes oscilaciones de la actividad económica y en tasas de crecimiento más bajas a largo plazo. Estos efectos se agravan en los países con una gobernanza deficiente y una calidad institucional deficiente, donde la falta de diversificación puede representar una barrera para el desarrollo socioeconómico. Entre los países que no han registrado un crecimiento significativo y cuyas economías dependen de los productos básicos, muchos también están sumidos en conflictos armados o en los últimos decenios han debido enfrentar disturbios civiles e inestabilidad.

Los ajustes de las políticas monetarias o los errores en las políticas en las principales economías pueden desencadenar una mayor tensión financiera.

Revista Esencia

Read Previous

PESO MEXICANO SE FORTALECE TRAS ACUERDO CON ESTADOS UNIDOS

Read Next

APOYO DE MÁS DE 10 MDP PARA EL CAMPO DE TLÁHUAC

Directorio

Consejo Editorial

Grupo ARBCAEL

Director

Edgar Iván Silva Zamudio

Jefa de Información

Grisela Lozada

Community Manager

Armando Flores

Diseño de Portada e Interiores

José Ángeles

Fotografía e Información

Agencia MVT

Agencia Sange Nova Producciones

Jorge Alvarado

Domicilio de la Publicación

Paseo San Isidro #400 Plaza del Parque
Col. Barrio de E.S.
Metepec, Edomex. C.P. 52140
(722) 262 75 51
Paseo de la Reforma #1015 Nivel 22
Col. Santa Fe. Delegación Álvaro Obregón
México, D.F C.P. 01210
Impreso por Nacional de Servicios Gráficos

ESENCIA PERIODISMO QUE CONSTRUYE, Diciembre de 2018. Revista Mensual, Editor Responsable: Grupo ARBCAEL. Número de Certificado de Reserva otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor 04-2011-040414545800-101 Número de Certificado de Licitud de Título y Contenido 15163 Otorgado por la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas de la Secretaría de Gobernación.

Los Artículos, Columnas y Publicidad son Responsabilidad de los Autores y/o Anunciantes, y no Reflejan Necesariamente la Opinión del Editor. Quedando prohibida la Reproducción Total o Parcial del Material Publicado Sin Consentimiento por Escrito del Consejo Editorial.

TODA LA INFORMACIÓN Y FOTOGRAFÍAS PLASMADAS EN ESTA REVISTA SON RESPONSABILIDAD DE GRUPO ARBCAEL.